Translate

viernes, 13 de febrero de 2015

Capítulo extra: Carnaval

¡Saludos, viajer@s!
No os traigo hoy el capítulo 13 pero, dado que hoy se celebra carnaval, he decidido salirme un poco de la rutina y he escrito un capítulo inspirado en este evento.
No me gustan mucho este tipo de fiestas, de hecho ni me he disfrazado. Pero sé que ha mucha gente le gusta y he querido hacer que nuestro Gideon se disfrace junto con Gwendolyn.
El capítulo sigue estando escrito desde el punto de vista del Diamante. ¿Por qué he elegido ese tema para el disfraz? Sinceramente no lo sé. Siempre me ha gustado el vestido de Alicia y he querido que Gwenny lo llevara puesto.
Mañana me gustaría hacer otro capítulo extra, para celebrar San Valentín (e intentaría subir también el capítulo 13, claro).
Lo he hecho muy rápido y el resultado no es muy esplendido. Intentaré currármelo más para mañana.
¡Que paséis un buen día! \0/ [Disfrutad y no dudéis en comentar ;D]

¾ ¿Se puede saber por qué tardas tanto?
¾ ¡Prueba tú a ponerte este trasto! ¾Contestó Gwen, al parecer muy frustrada con su vestido.
Aún sin verla, podía imaginarme que cara estaría poniendo en ese mismo momento. Y por ello no pude reprimir una risita entre dientes.
Gwen estaba dentro de un probador (desde hacía, por lo menos, una hora ya). Se estaba probando su disfraz.
Le hacía muchísima ilusión disfrazarse para la fecha y ha conseguido arrastrarme con ella. Pero parece estar retractándose sobre el asunto tras su pelea con el vestido.
Madame Rossini se ha ofrecido a hacernos los trajes (más bien nos ha obligado a ponérnoslos).
Ya le ha dado el visto bueno al mío. Me queda como un guante, aun que solo faltaba que con la de tiempo que lleva haciéndonos trajes a medida fallara en la confección.
Cierto. Aún no os he dicho de qué voy disfrazado. Pero creo que es mejor que no lo sepáis. No quiero arruinar mi imagen.
Me senté en uno de los sillones que había en el taller de madame Rossini, esperando a Gwendolyn.
Aún farfulló un par de malas palabras más y maldijo otras tres veces antes de salir con su disfraz puesto.
Guau. Eso duele…
No solo no parecía una estúpida con él puesto, sino que además estaba… preciosa.
Y yo a su lado parecía un tarado. Literalmente, ya que mi disfraz era de El Sombrerero.
Y ya podéis adivinar de quién iba Gwen.
Exacto, de Alicia.
Antes de que saquéis ideas equivocadas, la idea ha sido de Gwendolyn y prácticamente me ha puesto una pistola en la nuca para disfrazarme con ella…
Pero es que yo estoy ridículo: con un sombrero de copa enormemente alto y negro, unos zapatos tan grandes como los de Ronald McDonald (aun que por suerte estos sólo son marrones), pantalones campana negros con rayas verticales grises finísimas que no cubrían los tobillos y dejaban al descubierto unas medias rayadas horizontalmente de colores chillones, sin olvidar por supuesto la enorme gabardina oscura con unas hombreras que parecían una pista de aterrizaje para helicópteros. Detalles como la pajarita gigante de flores son tan desquiciantes que no hacen falta mencionarlos.
En cambio ella estaba esplendida con ese traje. Tenía puesto un vestido azul celeste claro con tutu blanco bajo la tela de la falda de mangas cortas bombachas, llevaba una especie de mini delantal blanco justo en el centro del vestido, vestía unos zapatitos negros que parecían de niña pequeña y sus piernas estaban cubiertas por unas finas medias blancas que le llegaban hasta por debajo de las rodillas. Adornaba su largo pelo negro con una pequeña diadema blanca.
Realmente estaba deslumbrante con ese vestido. Por primera vez en mucho tiempo me siento ridículo al lado de alguien.
Arqueó una ceja, expectante. Como vio que no respondía decidió hablar ella.
¾ Bueno… ¿cómo me queda? ¾Dijo mientras se cogía los extremos de la falda con las puntas de los dedos y daba un par de vueltas.
¾ Humm… ¾Pese al tiempo que hacía que me había confesado y salíamos juntos no fui capaz de decirle lo maravillosa que estaba con él puesto¾ Sólo te diré que voy a estar ridículamente horrible a tu lado.
Eso era lo mejor que podía hacer, y estoy seguro de que ella lo sabía. Pareció entenderlo y me dedicó una sonrisa radiante que me desestabilizó más aún.
¾ Gracias ¾Me dijo mientras se ponía de puntillas y me daba un dulce beso en la mejilla izquierda¾. Tú no estás tan mal… Te ves… Divertido.
El hecho de que dijera eso mientras se reía no me acababa de sonar como un cumplido.
Hizo una mueca y supo en qué momento exacto se dio cuenta de lo mal que lo estaba pasando. Le restó importancia sacudiendo su mano y me agarro del brazo, girándose hacía madame Rossini, que justo en ese momento llegaba con nueva mercancía.
Cuando madame Rossini la vio vestida se le iluminaron los ojos. Daba rápidas palmaditas mientras asentía, orgullosa del aspecto final de su creación.
Gwendolyn le dio las gracias unas mil veces antes de arrastrarme con ella al exterior.
Se sentó con mucho cuidado en el asiento del copiloto. Cerré la puerta y me subí a mi coche, soltando un suspiro que me sorprendió incluso a mí.
¾ ¿Qué pasa?
¾ No sé tú pero… A mi está empezando a no gustarme de verdad la idea.
¾ ¿Es por tu disfraz? De verdad que estas muy mono con él puesto. No deberías preocuparte por tu aspecto ¾A continuación se inclino hacia mí mientras susurraba de manera confidencial¾. Entre tú y yo, he oído que Jefferson, un chico de mi curso, va a ir disfrazado de marciano. Y créeme cuando te digo que no va a haber peor disfraz que ese.
Se me escapó una carcajada.
¾ No es mi disfraz lo que me preocupa en estos momentos ¾Respondí, mirándola fijamente a los ojos.
¾ ¿Entonces…?
¾ Es el tuyo.
Gwen arqueó ambas cejas, sorprendida.
¾ Vas demasiado guapa, y todas las miradas se clavarán en ti. No creo ser capaz de soportar que otros chicos te miren de forma tan impura.
¾ Pero ¿qué estás diciendo, Gideon? ¾Dijo ella, casi ofendida¾ Hay miles de chicas allí, y todas mucho más guapas y bien vestidas que yo, ¿de verdad esperas que todos los chicos me miren justamente a mí? Por favor.
Tuvimos una pequeña batalla de miradas en la que, como siempre, acabó ganando ella.
Resoplé resignado y encendí el coche.
Cada minuto que pasaba nos acercábamos más a la fiesta.
Antes de girar la esquina que nos dejaría justo en la entrada del recinto, me prometí a mí mismo que aquella noche rodarían cabezas. Sin compasión.

8 comentarios:

  1. muy bueno. celoso el muchacho. esperamos el siguiente

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajakjajaj XD adoro ver a gideon celoso, se lo merece luego de lo idiota que fue a veces en el libro jajajajajaja ojala haya una continuacion de esto pliss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver que te gusta :3
      Y estoy totalmente de acuerdo conmigo, después de lo tonto que ha sido se merece pasarlo un poco mal ;)
      Y bueno, seguiré haciendo capítulos extra, sí. Pero la idea es que cada uno sea como una especie de mini historieta, es decir que duren solo un capítulo hahaha
      Besoooos

      Eliminar
  3. ay me encato hasta me enamore mas de Gideon!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aw ¡Qué bien que te ha gustado! :D
      Besoos

      Eliminar
  4. Me encanta ! Para se mas precisa lo amo! Gideon celoso XD porfavor has una continuacion no nos dejes en este punto que esta tan interesante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahaha bueno esto era solo por Carnaval, cuando llegue otro evento importante haré otro capítulo extra ;) Y ¡Muchas graciaas!
      Besooos

      Eliminar