Translate

sábado, 24 de enero de 2015

Zafiro: Capítulo 10

¡Saludos, gente al otro lado de la pantalla!
Siento muchísimo haber tardado tanto en escribir este capítulo. Pero es que esta semana realmente los Dioses se han puesto en mi contra. Entre unas cosas y otras no he podido escribir el capítulo hasta hoy :(
Pero bueno, lo que importa es que finalmente está aquí.
Me encanta que participéis tanto, de verdad. Y que os preocupéis tanto por la subida de capítulos. Eso significa que estáis atentos al blog y me hace muy feliz ^^
Aquí os dejo el capítulo, viajer@s. Disfrutad y no dudéis en comentar ;D

El sonido de mi móvil al sonar me sobresaltó.
Anda, me había quedado dormido.
<<Mejor ¾Pensé. De esa forma no había provocado que mi dolor de cabeza aumentara por pensar tanto en el reciente accidente>>.
Oh, mierda. Pensar eso me había hecho recordarlo.
Me levanté de un salto de la cama y estiré el brazo para alcanzar el móvil, que seguía sonando encima de la cómoda.
Tuve que estirar el otro brazo también para evitar caerme y dejarme los dientes en la dichosa cómoda. Aún no estaba recuperado del todo, pese a que estaba mejor, y el hecho de levantarme tan rápido como si nada me provocó un pequeño mareo e hizo que se me aflojaran las piernas.
Descolgué el teléfono justo antes de que se cortara la llamada.
¾¿Diga? ¾Pregunté, con la voz demasiado ronca.
¾ Gideon ¾Dijo la voz del tío Falk, aliviada¾. Menos mal que coges el teléfono.
¾ ¿Qué pasa? ¾Exigí saber, aun que la voz no me salió tan potente como hubiera querido. De hecho pareció la voz de un niño débil. Perfecto. Todo lo contrario a lo que buscaba.
¾ Hemos enviado un coche a tu casa, móntate y dirígete hacía aquí inmediatamente ¾Respondió él, logrando el tono que yo había querido hacía un segundo sin ninguna dificultad.
¾ ¿Qué…? ¾Empecé a decir, algo cabreado. Pero dejé la frase inacabada flotando en el aire. Me costaba tanto hablar… Tenía la boca pastosa y me dolía la garganta cada vez que tragaba.
¾Tienes que elapsar ¾Me informó él¾. Lo siento, sé que ahora lo único que quieres y debes hacer es restar en cama, pero esto es necesario. Si no podrías saltar en el tiempo mientras estás durmiendo y aterrizar en vete a saber dónde y vete a saber cuándo.
Ya lo sabía. Pero aun así la idea me desquiciaba.
Primero porque tenía razón, lo único que deseaba era dormir. Eso me ayudaba a no pensar en nada y me provocaba algo de paz.
La otra razón es porque había una alta probabilidad de que me topara con Gwendolyn por los pasillos, o incluso que nos mandaran juntos a elapsar. Y no creía que eso fuera a acabar muy bien para ninguno de los dos.
Suspiré, cansado.
¾Vale ¾Contesté, simplemente. Cosa que pareció extrañar y aliviar a la vez al tío Falk.
No iba a discutir con él por esa tontería. No estaba en condiciones de hacerlo y además era plenamente consciente de que mi vida podía correr peligro si no lo hacía.
Me preparé en unos cinco minutos. Para entonces, la típica limusina negra estaba parada enfrente de mi puerta, esperándome. Todos se giraban para mirar y cuchicheaban al respecto.
Por eso siempre prefería ir con mi discreto coche, aquello era demasiado exagerado y llamaba demasiado la atención.
Abrí la puerta antes de que nadie pudiera hacerlo por mí y provocar más susurros indiscretos alrededor.
Al llegar mister George me estaba esperando. Notaba su nerviosismo des de un quilómetro a la redonda atrás. Se estaba secando la capa de sudor que se le había formado en la calva.
¾Hola Gideon, siento molestarte en esta situación, pero ya sabes la importancia de esto ¾Asentí¾. Y ¿cómo te encuentras? ¿Estás mejor? ¿Has tenido alguna alucinación?
¾ Sí, gracias por importarse de mí y mi condición mental ¾Respondí. Me sorprendió a mi mismo lo exhausto que sonaba¾. ¿Podemos acabar con esto rápido, por favor?
¾ Claro, claro. Sígueme.
Nos encaminamos hacía la sala del Cronógrafo.
Allí ya nos estaban esperando el tío Falk y el doctor White. Alcé una ceja mirando a los dos hombres alternativamente.
¾Está aquí por si te desmayas durante tu estancia en el sótano del año 1953 ¾Comentó el tío Falk, comprendiendo la razón de mi confusión.
Asentí y me acerqué al cronógrafo.
¾Espera, Gideon ¾Me paró mister George. Yo me giré hacía él, que aún permanecía en la puerta, dónde lo había dejado segundos atrás. ¾ Espera a que Gwendolyn vuelva. Está elapsando. Pero le queda poco, no te preocupes.
Me puse rígido. ¿Tengo suerte? No. Nunca la he tenido. Estaba condenado des de mucho antes de que naciesen mis padres incluso.
Retrocedí hasta chocar con la pared, bien lejos de dónde solía aterrizar Gwendolyn y lo más cerca posible de la puerta. Lo que menos quería era verla, y justamente eso es lo que iba a pasar. Maldita sea.
Respiré profundamente y lo solté todo de una sola vez. Me recosté contra la pared y me crucé de brazos. Esa era sin duda mi pose preferida.
Me centré en la punta de mis zapatos. Era lo más interesante que había en la habitación.
Mister George se alejó de la puerta y se acercó al centro de la habitación. Yo seguía concentrado en la punta de mis zapatos.
Al cabo de poco tiempo, escuché un pequeño grito que puso todos mis sentidos alerta. Levanté la cabeza y le lancé una mirada escrutadora. Evaluando la posibilidad de que se lanzara sobre mí con una vara o algo parecido y me golpeara en la cabeza de nuevo.
¾La próxima vez tenemos que darte una tiza para que marques el sitio ¾Dijo mister George.
Gwendolyn pareció notar que no estaba a solas con mister George y empezó a observar a todos los presentes. Fue entonces cuando se percató de que yo también estaba y me miró con los ojos muy abiertos. Se quedó sin habla durante tanto rato que el tío Falk le preguntó si se encontraba bien. Ella asintió sin dejar de mirarme. Yo tampoco le quité los ojos de encima. Prefería tenerla vigilada. En sus ojos apareció un destello de preocupación. Y durante un segundo realmente creí que estaba preocupada por mí. Se había puesto pálida y no parecía respirar. Pero me saqué la idea al recordar nuestro encuentro en el túnel y que esa reacción podía significar otra cosa. Como por ejemplo, miedo a que la delatara.
Mister George le dio un leve empujoncito y la empezó a conducir hacía la puerta, justo dónde yo me encontraba. Ella seguía sin dejar de mirarme y yo le devolvía la mirada, fríamente. Como no fuera nada más que una desconocida, que en parte era así.
¾Tienes un… ¾Empezó a decir, conforme se acercaba a mí. Parecía estar luchando por no abrazarme y acariciarme la cabeza como si fuera un niño pequeño y ella fuera mi madre¾. ¿Ya te encuentras bien?
No me molesté en responderle. En vez de eso, le lancé una mirada completamente sombría. Ella palideció aun más y una capa cristalina cubrió sus ojos azules, aclarándolos mucho más de lo que ya eran. Tanto que casi pareció tenerlos blancos.
Esa pantomima no me iba a afectar en absoluto. Mis ojos no me habían engañado. Gwendolyn me había atacado.  O al menos había formado parte de la agresión de alguna manera.
Conforme se iba acercando el olor que desprendía Gwendolyn llegó claramente a mis fosas nasales. Tabaco. Y me apostaba el cuello a que no había sido ella. De alguna forma se las había arreglado para salir del sótano a escondidas y reunirse con su aliado. Cosa que confirmaba mis sospechas de que era alguien de aquí dentro. Si no ¿de qué otra forma podría haberse movido por la logia sin problemas?
Alargué mi brazo y sujeté con él a Gwendolyn, impidiendo que se marchara y se deshiciera de ese olor que la delataba.
¾ Un momento, mister George. Antes de que se marche, me gustaría saber algo: ¿a qué año han enviado a Gwendolyn?
Mister George parecía muy confundido, pero aun así me respondió.
¾ Ahora mismo ha regresado de julio de 1956. ¿Por qué?
¾Huele a tabaco. ¾Miré a Gwendolyn, completamente cabreado y le apreté el brazo con fuerza.
Gwendolyn se olio la chaqueta de su uniforme. Se quedó helada y abrió mucho los ojos. No tenía escapatoria.
Ella recorrió toda la habitación con sus ojos y, finalmente, al ver que todos la miraban expectantes, respondió:
¾Vale, me has cogido. ¾Y dicho esto agacho la cabeza, como si estuviera realmente avergonzada de lo que había hecho¾ He fumado un poco. ¾Sí, claro.¾ Pero solo tres cigarrillos, nada más. De verdad ¾Se apresuró en decir.
Pareció aliviada cuando todos la creyeron. Pero a mí no había conseguido engañarme.
Cuando vio que aún no había soltado su brazo ni había disminuido la presión me miró como si no ocultara nada. Como si realmente hubiera sido ella y no otra persona quien había fumado. Para añadirle más credibilidad a la actuación me dedicó una pequeña sonrisita que decía <<lo siento>>.
Aquello era increíble. Realmente quería que me lo tragara. Sin ninguna clase de escrúpulo estaba tratando de mentirme, pese a que la vi perfectamente allí.
Entrecerré los ojos, con furia. Pero la solté. No había nada que hacer, y tampoco era mi intención delatarla. Vete a saber que le harían si supieran que viaja por su cuenta y encima se dedica a agredir a otros viajeros del tiempo. Como si no confiaran ya suficientemente poco en ella. Sacudí la cabeza, decepcionado.
Mister George volvió a empujar a Gwendolyn hacía la puerta. Y el doctor White le recordó que le pusiera la venda en los ojos.
Ni siquiera me esforcé por contener una gran carcajada. Como si realmente funcionara la venda. Ella ya sabía de sobra como era pasearse por estos pasillos. Porqué tenía un cómplice que la orientaba.
Y entonces se me encendió la bombilla. Incluso me pareció escuchar un <<clic>> dentro de mi cabeza, como si la última pieza que faltaba hubiera encajado perfectamente con las otras.
Mister George.
Él era el que siempre la acompañaba hacía el exterior. Él era el principal encargado de vendarle los ojos.
Todo tiene sentido. Él era su cómplice. No había lugar a dudas.

He sido traicionado por Gwendolyn y mister George.

8 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡Gracias!!!!!! Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti! Me alegra que te haya gustado ^^

      Eliminar
  2. Gideon,cuidado con como le hablas a mi Gwen q la tenemos. Y q poquita confianza tienes -.-", ya te vale.
    El capitulo ha estado genial como siempre, q ganas del proximo hace mucho q lo espero. No tardes en subirlo xfa.
    Besoooooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Intentaré subirlo lo antes posible :3
      Besooos

      Eliminar
  3. a estado genial como siempre gracias , esperamos el próximo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aww :3
      No me deis las gracias haha solo estoy haciendo algo que me gusta y quiero compartir con vosotr@s ^^
      Gracias a vosotros, por leer y comentar, y por estar ahí al acecho ;P
      Besooos

      Eliminar
  4. Cuando vais a subir otro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto tenga un poco de rato libre vv'
      Es que a principios de semana voy más tranquilita porque me he despejado la semana durante el finde pero durante el resto de la semana... No doy a basto, lo siento.
      Mañana probablemente encuentre un rato de tranquilidad y me pueda poner a escribir ;)

      Eliminar